Elizabeth Fout Caraza

La visión es su misión
Por Julio Llerena / Fotografía Luis Bello
November 1, 2019
No items found.

Elizabeth Fout Caraza, directora del Banco de Ojos del Bascom Palmer Eye Institute, una de las entidades más antiguas del sur de la Florida en el tratamiento de problemas de la vista nos dice “Nosotros no solemos pensar en lo que pasaría si perdemos la visión”. Y tiene razón. En la plenitud de la vida, es muy improbable que nos detengamos a pensar en la adversidad. Sin embargo, Fout ha visto de cerca el drama de la ceguera y sabe que esta tragedia toca a miles y miles de personas. Combatirla es la misión de su vida desde hace más de veinte años. 

Elizabeth Fout Caraza y el equipo de Bascom Palmer son el puente entre quienes necesitan un trasplante de córnea y aquellos que podrían donarla. Todos los días, realizan la tarea de hablar con las familias de quienes acaban de morir, para plantearles la posibilidad de donar la córnea de su ser querido y de ese modo beneficiar a un invidente. 

Es una tarea delicada pero también urgente, porque no hay tiempo que perder si queremos que la córnea se mantenga trasplantable. Por supuesto, no es fácil hablar de esto en las circunstancias de la muerte, pero para Fout esas conversaciones son menos duras cuando, de algún modo, dan pie para hablar también sobre la vida.

¿Hace cuánto tiempo trabaja con el Bascom Palmer?

Entré en 1998, apenas saliendo del College. Estudié biología en la Universidad de Florida en Gainesville, y mi plan era postular a una escuela de medicina, pero encontré este trabajo en el Banco de Ojos del Bascom Palmer y la verdad fue que me gustó mucho y me hizo cambiar de rumbo.

¿Por qué? ¿Qué fue lo que encontró?

Como médico clínico trabajas con pacientes, por supuesto, pero lo que hacemos en el banco de ojos es recuperar los tejidos de la córnea para trasplante. Esto me fascinó, porque se trataba de tomar algo muy negativo —es decir, que alguien muera para poder donar— y encontrar algo muy bueno. Cuando empecé, hacía eso: iba a la morgue y a los hospitales. Cada vez que alguien muere en el sur de la Florida, llamamos a la familia.

Si el fallecido califica para donar, pedimos consentimiento a los parientes. Y eso, por supuesto, significa mucho para el beneficiario, pero también para la familia.

No items found.

Justo iba a preguntarle por la familia, debe ser algo muy duro para ellos.

Es muy difícil, y el hecho es que solo tenemos 12 horas entre la muerte y la extracción de la córnea. Nos toca tener conversaciones muy humanas con ellos en su peor momento. No es fácil, pero lo que encuentro es que para ellos es muy esperanzador. No es una decisión que todos toman, no todos dicen que sí, porque donar órganos es algo de lo que normalmente no hablamos y es un tema muy importante.

¿Cuál es el porcentaje de gente que acepta donar?

Un 45% aproximadamente o hasta 50%, dependiendo de algunas circunstancias. Entre la comunidad latina esta conversación no es nada fácil.

¿Por qué cree que es así?

Creo que es la cultura, simplemente. Nosotros no hablamos mucho de eso. Cuando vemos nuestras estadísticas de consentimiento, los no latinos dicen que sí más que los latinos. Y mi objetivo siempre ha sido cambiar eso, educar a nuestra comunidad para que vea lo bueno de la donación de órganos. Después de todo, la mayor parte de lo que hacemos es para hispanos, porque vivimos en un área mayoritariamente hispana.

¿Recuerda algún caso que haya sido particularmente difícil de convencer?

No me gusta usar la palabra convencer porque nuestro objetivo no es convencer a una familia sino ofrecerle una oportunidad. Si la familia elige no hacerlo, porque no lo desea, o porque no cree en las donaciones, o porque no están cómodos con esa decisión, nunca insistimos. 

Normalmente empezamos nuestra conversación preguntando: ¿Alguna vez habló con su pariente sobre la posibilidad de donar? Si dicen que no, preguntamos si es algo que quisieran considerar. Y si prefieren no donar, no hay presión, no hay juicio. Es una decisión muy personal. 

Sin embargo, sí recuerdo el caso muy difícil de una adolescente de 18 años que falleció. Ella misma había decidido donar y la información estaba en su licencia. Aún así llamamos a la familia para que estuviera involucrada en el proceso. Pero la familia estaba muy golpeada y no querían acceder a la donación. Me llamaron varias veces, me hacían más preguntas, y finalmente me dijeron: “Si esto es lo que ella quería, ¿quiénes somos nosotros para quitárselo?”. La niña había fallecido en un accidente de auto, algo totalmente inesperado. La familia estaba pasando por un momento traumático.

¿Este trabajo lo hacen solo en el sur de la Florida?

Cubrimos desde los Cayos hasta St. Lucie y también hasta Naples, o sea, el condado Collier también. Ese es nuestro territorio. También hay otro banco de ojos en Tampa que cubre el resto de Florida.

Un trasplante de córnea debe ser muy costoso. ¿Ayudan de alguna manera a los pacientes?

No sé cuánto cuesta el trasplante exactamente, pero normalmente lo cubre el seguro del paciente. La córnea misma también. Cuando extraemos una córnea, el seguro paga el costo sobre el procesamiento del tejido. Pero si tenemos un paciente que no puede pagar y no tiene seguro, la córnea se dona completamente gratis porque es un regalo, un regalo que alguien dio. 

Además, nosotros somos un banco de ojos del Club de Leones de la Florida, que es una institución especializada en ayudar gratuitamente a pacientes con problemas de visión.

¿Le ha tocado presenciar el momento en el que invidentes recuperan la visión?

Sí. Es increíble, y eso es lo que me encanta de mi trabajo. Me gustan los dos lados, en realidad, porque siento un gran aprecio por la familia del donante, aquellos con los que hablamos en un momento tan difícil. Es asombroso que puedan pensar en otra persona en esas circunstancias.

Luego ves al que recibe la córnea, y es todo felicidad. Tuve el otro día a un señor en mi oficina que me decía que no había visto a su esposa en 20 años porque estaba ciego. Y después del trasplante de córnea, por fin la pudo ver. Es realmente conmovedor.

Déjenos sus comentarios

Otros Artículos de Interés

Lilian Delgado Una mujer que pinta flores

LEER ARTICULO

La apnea del sueño Una lucha por respirar y dormir

LEER ARTICULO

Benjamín De Yurre Una voz contra los regímenes de Venezuela y Cuba

LEER ARTICULO

Susan Montoya Una mujer con los pies en la tierra

LEER ARTICULO

Subscribete a nuestro boletín informativo mensual

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Copyright © 2019 La revista digital www.revistabencomo.com  y la revista impresa BENCOMO es la representación editorial de J.M.B Multiservices- All Rights Reserved
Designed and Developed by www.carlosbauza.com

Revista BENCOMO al vender un espacio publicitario no se responsabiliza por el contenido del texto o de las imágenes publicadas en dicho espacio. El comprador o dueño del espacio publicitario asumirá la responsabilidad ante cualquier demanda o reclamación dirigida a su publicidad, incluyendo demandas de propiedad intelectual o derechos de autor..