Cuba

Los exiliados y el Versailles
Por Geysell Cisneros
November 1, 2019
No items found.

Un café en mano y Cuba en la mente. Esta imagen es la que se repite diariamente en uno de los lugares más importantes de Miami que se ha convertido en un punto de encuentro para los exiliados de la isla, pero también para las nuevas generaciones que guiadas por la curiosidad llegan hasta el lugar para aprender de la historia que no pudieron conocer. 

Siempre es habitual encontrarse en el restaurante Versailles a grupos de cubanos que, bien sentados en el interior o parados por la popular ventanita en donde se cuela café fresco, hablan siempre de su patria, de Fidel y de cómo Estados Unidos tuvo que convertirse en su hogar. 

Las charlas en el Versailles se extienden durante todo el día, los pastelitos de guayaba y las croquetas amenizan las jornadas de recuerdo de los héroes que cayeron en el mar salvando a los balseros que se lanzaban en rústicas embarcaciones para llegar a tierra de libertad. 

También se habla de los otros patriotas que desde esta orilla crearon movimientos que lideraron las ideas de intentos para liberar a Cuba. Entre ellos destaca Jorge Mas Canosa, uno de los mayores opositores al régimen y creador de esa institución que hoy es una de las más reconocidas: la Fundación Nacional Cubano Americana.  

Rápidamente el Versailles se convirtió de manera orgánica en el lugar de las reuniones. Está catalogado como el restaurante cubano más famoso del mundo: la exquisita comida acompañada de una pizca de política han sido dos elementos que lo han acompañado en ese camino desde que se creó en 1971 hasta nuestros días, en donde es habitual transitar por la Calle Ocho y toparse siempre con su concurrida esquina. 

No es extraño que este también sea el lugar a donde los políticos asisten en busca de apoyo o para dar a conocer un poco más cuáles son sus proyectos. En Versailles siempre habrá una representación de Cuba: jóvenes y quienes no lo son tanto también, encuentran un punto de convergencia. 

Miami no sería la misma sin esa esquinita, sin el sabor de los cubanos que la adornan y sin el olor a café recién colado que se esparce. Tampoco lo sería sin Felipe A. Valls. A él hay que agradecerle la genial idea de que, tras años de éxito como empresario, decidiera erigir el gran Versailles. ¡Gracias!

No items found.

Déjenos sus comentarios

Otros Artículos de Interés

Ovnis y quesos: dos festivales curiosos del mundo

LEER ARTICULO

El retiro de CAROLINA HERRERA

LEER ARTICULO

Cómo controlar la hipertensión arterial

LEER ARTICULO

El ajo y sus insólitos beneficios para la salud

LEER ARTICULO

Subscribete a nuestro boletín informativo mensual

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Copyright © 2019 La revista digital www.revistabencomo.com  y la revista impresa BENCOMO es la representación editorial de J.M.B Multiservices- All Rights Reserved
Designed and Developed by www.carlosbauza.com

Revista BENCOMO al vender un espacio publicitario no se responsabiliza por el contenido del texto o de las imágenes publicadas en dicho espacio. El comprador o dueño del espacio publicitario asumirá la responsabilidad ante cualquier demanda o reclamación dirigida a su publicidad, incluyendo demandas de propiedad intelectual o derechos de autor..