Daysi Ballmajó Un rostro de Miami

Por Raúl Hernández

October 20, 2018

Daisy Ballmajó trabaja desde 2010 como reportera y presentadora de noticias para Telemundo 51, pero antes recorrió un largo camino que comenzó en su Guantánamo natal cuando desde niña le encantaban el arte y la...

Daisy Ballmajó trabaja desde 2010 como reportera y presentadora de noticias para Telemundo 51, pero antes recorrió un largo camino que comenzó en su Guantánamo natal cuando desde niña le encantaban el arte y la televisión, como ella misma ha confesado. 

Tras graduarse de Periodismo en la Universidad de la Habana, se  desempeñó como reportera y presentadora del canal CH-TV en la capital del país.

Algunos todavía recuerdan sus pasos iniciales en aquel canal donde dio las primeras muestras de su natural talento. Parecía que había nacido delante de las cámaras. Su sonrisa era orgánica y natural, tenía un discurso fresco, desenfadado y se notaba que las anquilosadas normas del periodismo con camisa  de fuerza de la Isla le   quedaban estrechas. 

El deterioro y la situación de insalubridad en calles de La Habana, y la precaria situación de los cines que antes de 1959 brillaban en la capital cubana, fueron temas que abordó en aquella época, caminando con audacia por el filo de la navaja. 

No era difícil imaginar que en Cuba no hubiera podido llegar profesionalmente a donde quería y podía.

Después pasó a la revista matutina Buenos Días y a la emisión dominical del Noticiero Nacional de la Televisión Cubana, y también brilló como conductora de “A Capella”, un programa musical de gran aceptación. Ya le habían crecido un poco las alas y entonces hizo las maletas. Su carrera continuó en República Dominicana, en los programas “La vida misma”, de investigación periodística, y el de entretenimiento “El gordo de la semana”.

Como le ha sucedido a millones de cubanos, finalmente llegó a Miami, donde ha trabajado en varios en canales de televisión. En 2014 recibió el Premio “Miami Life Awards”, como mejor presentadora de noticias. Y ha ganado 2 premios Emmy.

Actualmente entra cada día en los hogares de miles de hispanos en el sur de la Florida. Es uno de los rostros de Telemundo 51 donde comenzó como presentadora de Buenos Días Miami. Ahora presenta sus noticieros estelares con elegancia y seguridad. Su presencia transmite confianza y casi siempre nos regala una sonrisa de lujo, sincera, de esas que salen de la alegría del alma.

¿Qué sentiste cuando llegaste a este país, a esta ciudad de la que tanto se habla?

Sentí que estaba en casa. Aquí en Miami me esperaban muchos amigos, un gran universo de cubanía y partes fundamentales de nuestra historia…
 
¿Qué ha significado Telemundo 51 en tu carrera?

Telemundo 51 ha significado el  punto más importante y alto de mi carrera. El aprendizaje profesional más completo y la oportunidad de servir a nuestra comunidad hispana con los temas y ángulos que a ellos más les interesan.

Desde aquí he colaborado en obras benéficas como La Liga Contra el Cáncer.  A través de nuestro          Telemaratón recaudamos fondos para ayudar a miles de personas que no tienen seguro médico o no pueden pagar tratamientos tan caros. Siempre he tenido una relación muy especial con la gente, algo que  Telemundo 51 me ha ayudado a potenciar.
 
¿Encontraste también aquí el amor de tu vida?

Bueno, aunque fue aquí en Miami que el amor mío y de Bobby creció y cristalizó en nuestro matrimonio, nuestra historia se remonta al inicio de nuestras vidas. Es como si Bobby Salamanca Jr. y yo estuviéramos predestinados. Y es que Bobby nació en La Habana, justo el día en que a mÍ me estaban bautizando en una iglesia de Guantánamo. Así reza en mi Fe de Bautismo.

De niña, junto a mi papá, yo siempre escuchaba las narraciones de béisbol de su papá, el gran comentarista deportivo Bobby Salamanca. Y cuando comencé a trabajar en la televisión, nos convertimos en grandes amigos por la enorme afinidad que teníamos. Desde entonces, ese bichito del amor comenzó a cultivarse de una manera tan profunda y verdadera que, al cabo del tiempo, terminamos casándonos en una ciudad que amamos y que convertimos en nuestra.
 
A veces tienes que transmitir noticias tristes ¿Has llorado alguna vez en medio del noticiero?

He llorado varias veces. Por más que trato de evitarlo, se me hace un nudo en la garganta que no puedo contener las lágrimas. Es increíble, así como me fluye la risa, me fluyen las lágrimas.

Y con esto, me ha sucedido algo bien curioso y yo diría que hasta hermoso. Mucha gente se me ha acercado en la calle y me dice que se identifica conmigo, porque siento la noticia como ellos la sienten. Me han tocado muchas noticias tristes, lamentables y terribles como la masacre escolar de Parkland, el trágico derrumbe del puente peatonal de FIU sobre la Calle Ocho y la muerte del pelotero José Fernández junto   a los jóvenes Emilio Macías y  Eduardo Rivero.
 
¿Alguna noticia que te gustaría tener la oportunidad de dar?

Me gustaría siempre poder dar noticias alentadoras y positivas como la cura contra el cáncer, el fin de las dictaduras, la liberación de presos políticos, el triunfo contra el terrorismo, el éxito y la seguridad de nuestras escuelas.
 
Ganaste dos premios Emmy por el segmento “Rostros de nuestra ciudad”, donde cuentas historias de sacrificio y éxito…Tú también eres hoy un rostro de Miami, ¿cómo te presentarías?

Me presentaría como una persona esencialmente feliz, con defectos y virtudes. Una comunicadora y ama de casa que adora a su familia y ayuda al prójimo, que quiere a los animales y trata de conectarse siempre con la naturaleza. Una regaladora de sonrisas.

Déjenos sus comentarios

Ver Edición Impresa

Artículos Edición Especial 2018

Facebook

Twitter

Instagram

Youtube

Subscribete a nuestro boletín informativo mensual

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Copyright © 2019 La revista digital www.revistabencomo.com  y la revista impresa BENCOMO es la representación editorial de J.M.B Multiservices- All Rights Reserved
Designed and Developed by www.carlosbauza.com

Revista BENCOMO al vender un espacio publicitario no se responsabiliza por el contenido del texto o de las imágenes publicadas en dicho espacio. El comprador o dueño del espacio publicitario asumirá la responsabilidad ante cualquier demanda o reclamación dirigida a su publicidad, incluyendo demandas de propiedad intelectual o derechos de autor..