El ajo y sus insólitos beneficios para la salud

Por Carlos Diéguez

April 1, 2019

De manera general, podemos afirmar que el ajo es una planta de la familia de las cebollas que destaca por sus propiedades culinarias y efectos saludables. Es rico en un compuesto de azufre llamado alicina...

El ajo es más que un condimento imprescindible en la cocina. Fue altamente venerado por los griegos y los egipcios. Testigo de juramentos, se utilizó como moneda,  protección contra la peste,  el mal de ojo y  hasta para descubrir embarazos. 

Desde la antigüedad se ha utilizado para conservar la carne, templar el acero, proporcionar fuerza en las relaciones sexuales y también en el campo de batalla. Por ejemplo, en la tumba de Tutankamón, se encontraron modelos de arcilla de ajo. Esta planta era adorada por los egipcios en aquel entonces, quienes le otorgaban una gran cantidad de propiedades y la consideraban un depurador natural de la sangre.

Cuentan que los esclavos del antiguo Egipto también fueron alimentados con ajo para que tuvieran fuerzas suficientes para cargar los enormes bloques de piedra con los que se construyeron las grandes pirámides.

Asimismo, los usos medicinales del ajo fueron ampliamente utilizados y reconocidos en la medicina tradicional del sur de Asia. Las tres antiguas tradiciones médicas: la TIBBI, Unani y Auryvedic emplearon el ajo de diversas formas como un potente agente curativo.

En la India, el zumo del ajo se recetaba para para aliviar la tos y la sintomatología de resfriados y gripe. También se aplicaba por vía tópica para prevenir enfermedades de la piel como el eccema y la sarna.

De manera general, podemos afirmar que el ajo es una planta de la familia de las cebollas que destaca por sus propiedades culinarias y efectos saludables. Es rico en un compuesto de azufre llamado alicina, que el responsable de todos los beneficios que aporta a nuestra salud. 

El ajo contiene  fibra, cantidades razonables de calcio, cobre, potasio, fósforo, hierro y vitamina B1. Pequeñas cantidades de otros nutrientes: 42 calorías, 1.8 gramos de proteína y 9 gramos de hidratos de carbono.

Asimismo, contribuye a controlar la presión arterial alta, reducir el daño de la arterioesclerosis, prevenir algunos tipos de cáncer y, de acuerdo con una investigación reciente, ayudaría a las personas con diabetes a reducir el nivel de glucosa en la sangre en conjunto con un tratamiento de insulina,  dieta balanceada y bajo supervisión médica.

Entre los grandes y numerosos beneficios del ajo, se destaca el fortalecimiento del sistema inmunológico, la reducción del colesterol malo y funciona como antihipertensivo, lo que por ende favorable la actividad cardíaca y limita los riesgos de eventos cerebrales.

Está perfectamente demostrado por la ciencia que hay una sustancia en el ajo llamada alicina que tiene como principal compuesto el sulfuro de hidrógeno. Este facilita la distensión de las membranas celulares vasculares  y disminuye la presión sanguínea, lo que favore la circulación y el transporte de oxígeno mediante la hemoglobina de los glóbulos rojos.

El ajo es muy efectivo para combatir las alergias, tos, parásitos intestinales y problemas respiratorios, incluyendo el asma.  El efecto antibiótico del ajo y las  propiedades de bajar los niveles de azúcar sirven para agilizar las corrientes arteriales.  

La eficacia de  infusiones  o (té) de ajo, funciona como remedio para infecciones de la garganta, lavar heridas o tratar problemas de hongos e infecciones de la piel. No hay dudas de que el ajo es capaz de curar cualquier afección en los seres humanos y los animales. 

Un  diente de ajo entero o molido puede aplicarse directamente en el área afectada, por ejemplo, en las encías inflamadas por infección o sobre las picaduras de insectos. Logrando un efecto calmante y desinfectante perfecto para calmar este tipo de afecciones.

Tragar un diente de ajo en las mañanas en ayunas es perfecto para combatir la artritis y la artrosis reduciendo el dolor y la inflación causada en las coyunturas mientras le da mayor elasticidad a las zonas afectadas por la enfermedad. 

El  poder curativo del ajo no procede únicamente de una tradición cultural: la investigación moderna ha analizado sus propiedades químicas y ha demostrado los importantes efectos que sus ingredientes activos pueden propiciar a la salud, especialmente en los sistemas inmunológicos y circulatorios. 

En la jardinería, el ajo se siembra entre otras hortalizas o alrededor de los árboles frutales para repeler insectos y roedores, también se puede sembrar en las orillas de los jardines para evitar las invasiones de hormigas. 

Una infusión de ajo (a menudo preparado con ajíes picantes) se puede aplicar con un atomizador directamente a los tallos y hojas de otras plantas y funciona como plaguicida.

Déjenos sus comentarios

Ver Edición Impresa

Artículos Edición Especial 2019

Facebook

Twitter

Instagram

Youtube

Subscribete a nuestro boletín informativo mensual

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Copyright © 2019 La revista digital www.revistabencomo.com  y la revista impresa BENCOMO es la representación editorial de J.M.B Multiservices- All Rights Reserved
Designed and Developed by www.carlosbauza.com

Revista BENCOMO al vender un espacio publicitario no se responsabiliza por el contenido del texto o de las imágenes publicadas en dicho espacio. El comprador o dueño del espacio publicitario asumirá la responsabilidad ante cualquier demanda o reclamación dirigida a su publicidad, incluyendo demandas de propiedad intelectual o derechos de autor..