Renan

Por Carlos Bauza / Fotografía Jesus Marcano

April 1, 2019

Muchos años de un extraordinario trabajo han definido la carrera del reconocido estilista Renan. Sus éxitos, triunfos y fracasos lo han ayudado a convertirse en la persona que es hoy: alguien capaz de reconocer ...

Muchos años de un extraordinario trabajo han definido la carrera del reconocido estilista Renan. Sus éxitos, triunfos y fracasos lo han ayudado a convertirse en la persona que es hoy: alguien capaz de reconocer todo lo que ha logrado sin olvidar cómo llegó a la cima. En esta entrevista, revelamos cómo ha sido su vida en Estados Unidos tras llegar de Cuba.

Queremos conocer un poco más de tu vida en los años 60

Llegué a Miami en el año 62 con mi hermano y dos primos; yo era el más pequeño. No fue a través de Peter Pan que vinimos porque mis padres no hicieron el viaje con nosotros. Tras llega, fuimos ubicados un tiempo en Washington DC hasta que la familia pudo reunirse. A partir de ahí comenzó la dura vida en el exilio. 

En esa época mi padre se enfermó de los nervios porque no estaba acostumbrado al frío, y por decisión de mi madre regresamos a Miami. Durante esos años no había mucho trabajo en la ciudad y mi padre tuvo que hacer de todo, pero logramos salir adelante. Después de un tiempo de estudio me gradué de High School y me mudé a NY, en donde conocí a mi pareja, Jorge Alfonso.

¿En qué momento descubriste la pasión por el arte y la moda?

Fue en New York, en donde estudié peluquería por unos cuatro años. Creo que nací con eso por dentro. Mi abuela era muy presumida al igual que mi madre, y eso en cierto modo caló en mí. Haber estudiado peluquería sigue siendo una pasión para mí, no lo veo como un trabajo. Nací para eso, es muy bonito lo que nosotros hacemos: sentamos a la persona en la silla, y le cambiamos la imagen en el mismo día. Y nadie te agradece más que una persona cuando tú la haces lucir bien y se ve frente a un espejo. 

Creo que es una satisfacción muy grande y nosotros tenemos la capacidad y la oportunidad de hacerlo en una hora o dos horas. Levantarle la autoestima a un persona que ha pasado por una enfermedad, un divorcio o una depresión, es muy gratificante. 

¿Tu pareja fue un gran pilar para ti?

Sí. Él era quien llevaba todo mientras que yo era la figurita que se dedicaba a los medios y a la belleza. Aunque él era diseñador de ropa, renunció a eso para convertirse en administrador del salón que tuvimos en Miracle Mile en el año 74. Se llamaba Avant Gard. Lo tuvimos por casi 38 años y después lo vendimos, pero puedo decir con orgullo que fue y sigue siendo uno de los mejores salones de Miami. Ahí empezamos desde cero: teníamos dos sillas y también hacíamos ropa, por lo que pensamos que al inicio era más una boutique que una peluquería. 

Hacíamos los diseños de mi pareja y los replicábamos; mi tía trabajaba en la parte de arriba y su mamá en la parte de abajo. Pero por cuestiones de la vida tuvimos que mudarnos hacia un lugar más pequeño y ya la ropa no era tan popular. A pesar de esto, logramos mudarnos tres veces dentro de Coral Gables por el crecimiento que alcanzamos: llegamos a tener un salón con 46 personas. Fue un aprendizaje muy grande, una dedicación total.

Después vendimos el salón y entonces él murió. Jorge Alfonso era muy talentoso: pintaba, escribía, diseñaba ropa, él me enseñó mucho, y todo lo que se de arte se lo debo. Tenía muy buen gusto para todo. Nos llevábamos muy bien, éramos inseparables. 

¿Cuándo entras al mundo de la farándula?

Ocurrió en el año 88 con un show que hacía Cinthia Hudson, en TV Mujer, y también con Lucy Pereida. Ahí comencé con un segmento de belleza, después pasé a Univision en donde comencé a aparecer en Sábado Gigante, Nuestra Belleza Latina y Mira Quién Baila. También fui invitado a La Voz de Telemundo.

Han sido muchos años y también muchas personas las que han pasado por mi vida, pero aún así considero que no soy el peluquero de los famosos, sino un estilista que atiende a todo el mundo igual y  que siente que todo aquel que entra en mi local es una estrella. 

¿Qué proyectos tiene preparados Renan para un futuro?

Estoy tomando decisiones en mi vida. Tal vez abra una peluquería en Costa Rica, pero estoy tomando un tiempo para definir lo mejor. A mi me encanta la naturaleza, pero no lo he decidido todavía, estoy algo inquieto. No me gusta no saber qué quiero hacer, pero estoy analizando mucho porque en este momento no puedo cometer ningún error.

Estoy valorando lo que sería mejor para mi: ser el Renan espiritual, el Renan en paz, el Renan de las celebridad o un Renan con ego, que es el enemigo de las personas y a veces debemos sentir miedo ya que nos dejamos envolver por él. Definitivamente estamos en esa etapa de introspección para tomar la mejor decisión sobre el próximo paso que daré para tener una vida placentera. 

¿Consideras que el mundo de la peluquería ha cambiado?

Este mercado ha cambiado demasiado desde que yo comencé. No es lo mismo que era antes, no es el mismo que yo conocía. Nosotros llevamos el salón con un respeto, con una organización perfecta, con disciplina, el cliente nunca esperaba y siempre estamos ahí para solucionar cualquier inconveniente o ayudar con alguna duda. 

Actualmente la peluquería se ha deteriorado mucho, no sé si es el estilo de vida que llevamos, pero en otros países todavía no ha llegado a eso, a ese desprestigio o debilitamiento de la norma. Allá en esos lugares la mujer todavía va a la peluquería con las amigas, se ponen a hablar y disfrutan del rato.

Pero aquí es muy diferente, la mujer ya no tiene ese estilo de antes en donde el tiempo que se dedicaba la ella misma era muy importante. A mi también me inquieta lo que se considera belleza en estos días: hay mucha vulgaridad.

Una mujer de 40 o 60 años puede ser moderna y verse espectacular, pero no existe algo más fuera de lugar que esa persona quiera aparentar más juventud de la que tiene o parecerse a su hija o sobrina. Es lamentable.

A veces las personas no se ven en el espejo, y la elegancia no tiene edad. Cada edad tiene su magia, su elegancia, su belleza. Hay que saber llevar la imagen y los años con dignidad. 

¿Hay algún mensaje final para tu gran audiencia?

Aprendan a quererse, no traten de imitar a nadie y traten de empezar a verse desde adentro. Porque lo de afuera no ayuda mucho en momentos difíciles, en cambio, quien eres por dentro definirá cómo libras esa batalla. 

Déjenos sus comentarios

Renan Beauty Salon

Hamilton On The Bay

555 NE 34th St, Miami, FL 33137

Phone: (305) 576-7733

Ver Edición Impresa

Artículos Edición Especial 2019

Facebook

Twitter

Instagram

Youtube

Subscribete a nuestro boletín informativo mensual

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Copyright © 2019 La revista digital www.revistabencomo.com  y la revista impresa BENCOMO es la representación editorial de J.M.B Multiservices- All Rights Reserved
Designed and Developed by www.carlosbauza.com

Revista BENCOMO al vender un espacio publicitario no se responsabiliza por el contenido del texto o de las imágenes publicadas en dicho espacio. El comprador o dueño del espacio publicitario asumirá la responsabilidad ante cualquier demanda o reclamación dirigida a su publicidad, incluyendo demandas de propiedad intelectual o derechos de autor..