Los mejores Lamborghinis del mundo

Por Julio Llerena

April 1, 2019

Terzo Millennio: Este bien podría ser el Lamborghini más ambicioso jamás construido. La casa italiana no lo diseñó  con la ayuda del Instituto de Tecnología de Massachusetts y el resultado es el primer “Lambo” de...

Pocos en el mundo pueden considerar seriamente desembolsar un pequeño millón de dólares (o más, o menos) para comprar un Lamborghini que, a secas, satisface las mismas necesidades que cubre un modesto “transportation”. Sin embargo, eso no quita que admiremos las maravillas que la casa automotriz italiana ha creado a lo largo de su historia. Esta es una lista de sus mejores modelos. 

Gallardo

Este “Lambo”, el más vendido de todos los tiempos, se lanzó en el 2003 y se produjo solo por diez años. Aún así, se fabricaron 14.022 unidades, lo cual es un récord para Lamborghini. Sus líneas recogían la tradición aerodinámica de la marca, y esto, sumado a un motor V10 y transmisión manual de 10 velocidades, hizo del Gallardo una de las joyas de comienzos del nuevo siglo.

Aventador

Presentado en 2011, este es uno de los escasos modelos Lamborghini de 12 cilindros (varios de ellos en esta lista), lo cual le da una velocidad máxima de 230 millas por hora. Ahí no queda la diversión: el Aventador alcanza las 60 mph en 2.9 segundos, tiene tracción electrónica en las cuatro ruedas y 690 caballos de fuerza. En otras palabras, trata con cariño el acelerador si no quieres meterte en líos.

Murciélago

A estas alturas te estarás preguntando por qué los Lamborghini tienen nombres en español. Muy sencillo. ¿Te fijaste en el símbolo de la marca? Bueno, se trata de un toro de lidia. El dueño de la automotriz, Ferruccio Lamborghini, era un apasionado de las corridas de toros, de modo que muchos de los modelos de la marca son tomados de toros famosos por su bravura o de castas célebres de estos animales. 

Murciélago es el nombre de un toro de Navarra. Pero más importante que eso, Murciélago es otro “Lambo” de motor central V12 y se crearon solo 4.099 entre 2001 y 2010. Su precio, comparado con otros, parecía bastante accesible: apenas $400 mil. Reemplazó al modelo Diablo, del que nos ocuparemos líneas abajo.

Reventón

Aunque parezca el nombre de una parranda rodante, Reventón fue también el de un toro, que mató al torero mexicano Félix Guzmán en 1943. Se construyeron solo 21 entre 2007 y 2009, y con razón. Su precio original de $1.5 millones lo hacía escasamente accesible a más compradores. Solo se vendieron 20, ya que la unidad 21 se conserva hasta ahora en un museo, donde no puede hacer rugir su motor de 12 cilindros ni mostrar su transmisión semiautomática de seis velocidades o sus 221 mph de velocidad máxima.

Diablo

Entre 1990 y el 2001, el Lamborghini insignia fue este modelo de nombre tétrico, líneas de audaces y puertas de tijera. Solo se fabricaron 2.884 unidades de este vehículo, cuyos números son asombrosos: más de 200 mph de velocidad máxima, motor V12 de 6.0 L y un precio base de $211 mil. El Diablo fue la base de varios modelos subsecuentes de la marca y la mejor manera de despedir el siglo XX y dar la bienvenida al XXI.

Veneno

Lanzado en 2013, este fue el modelo con el que Lamborghini celebró su 50 aniversario. Con rasgos tomados del Aventador y el Countach, el Veneno es el Lamborghini más caro de la historia. Solo se fabricaron cinco y apenas se vendieron tres a un precio de $4.5 millones. Acelera de 0 a 60 mph en solo 2.8 segundos, tiene una velocidad máxima de 220 mph y, aunque parezca una versión apócrifa de un Batimóvil, el Veneno es perfectamente legal para manejar en ciudad. Aunque, con tan pocos compradores, está difícil que llegues a ver uno en tu vida.

Huracán

Construido en 2014, este modelo tiene líneas menos llamativas que las del Veneno, aunque, en realidad, no hay Lambo que pase desapercibido. Se presentó en el 2014 en reemplazo del Gallardo y alcanza una velocidad máxima de 212 mph, gracias a sus 610 caballos de fuerza. Hasta ahora hay más de 9,000 Huracanes en el mundo a un precio base de $200 mil. Nada que un tarjetazo no pueda resolver…

Sesto Elemento

Este Lamborghini debe su nombre a la gran cantidad de fibra de carbono utilizada en la construcción del auto, lo cual lo hace bastante más ligero que el promedio de los supercarros en el mundo. Se produjo entre 2011 y 2012 y solo se construyeron 20 unidades en esos dos años. Su diseño es mucho más osado que los otros de esta lista (excepto el Veneno), aunque sus creadores hicieron a un lado las puertas de tijera y su motor tiene “solamente” 10 cilindros. Su precio: $3 millones.

Countach

Producido entre 1974 y 1990, el Countach se concibió en una época en que la automotriz italiana necesitaba renovarse. El resultado fue una producción de largo aliento que dio como resultado 1.983 unidades. Tiene un motor de 12 cilindros y alcanza una velocidad máxima de 185 mph. Además, por si te parece familiar, fue uno de los supercarros más populares de los ochenta, en la calle y en la pantalla.

Déjenos sus comentarios

Miura

Lanzado en 1966, el Miura lleva el nombre de una de las ganaderías de toros de lidia más prestigiosas del mundo y fue un modelo pionero en la construcción de autos de alto rendimiento. Para comenzar, fue el primero en tener un diseño de dos asientos y motor central, es decir, ubicado en el centro del vehículo para mayor estabilidad y performance. Presentado en los años de la carrera espacial, sus líneas se asemejaban a las de un cohete. Su diseño y su velocidad máxima de 171 mph lo hacían un verdadero portento.

La pregunta ahora es: ¿con cuál de los diez te quedas? Sea cual sea tu respuesta, maneja con cuidado… ¡Y buen viaje!

Ver Edición Impresa

Artículos Edición Especial 2019

Facebook

Twitter

Instagram

Youtube

Subscribete a nuestro boletín informativo mensual

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Copyright © 2019 La revista digital www.revistabencomo.com  y la revista impresa BENCOMO es la representación editorial de J.M.B Multiservices- All Rights Reserved
Designed and Developed by www.carlosbauza.com

Revista BENCOMO al vender un espacio publicitario no se responsabiliza por el contenido del texto o de las imágenes publicadas en dicho espacio. El comprador o dueño del espacio publicitario asumirá la responsabilidad ante cualquier demanda o reclamación dirigida a su publicidad, incluyendo demandas de propiedad intelectual o derechos de autor..