El Hipódromo de Hialeah Uno de los sitios más históricos del mundo

Por Benjamín De Yurre y Fals
August 16, 2021

Además de su inmensa historia, el Hipódromo de Hialeah fue el primero en diversos renglones. Por ejemplo, en 1922 y bajo el nombre de Miami Kennel Club, abrió sus puertas como el primer circuito para carreras de galgos en Estados Unidos. Después de acomodar su pista para carreras de caballos purasangre en 1925, se convirtió en 1932 en el primer hipódromo del país en ofrecer carreras en pista de hierba, algo que complementó al instalar el primer sistema totalizador de apuestas.

También Hialeah Park fue testigo de la primera mujer que compitió como jinete en una carrera profesional en Estados Unidos. Ocurrió en su pista cuando Diane Crump fue abucheada por la multitud al momento de salir escoltada por la policía el 7 de febrero de 1969 puesto que su participación era muy controversial para la fecha ya que ese oficio estaba considerado de hombres.

Los más notables purasangres en el mundo hicieron su pasantía por Hialeah, incluyendo muchos ganadores de la triple corona Americana, el máximo honor que puede recibir un ejemplar. Uno de ellos, Citation, fue el primer caballo de la historia en alcanzar el millón de dólares en premios, algo que logró en 1951 con 6 años y tras haber ganado 27 carreras. El Hipódromo de Hialeah, en recuerdo de su memoria, ordenó esculpir su estatua que hoy permanece en el jardín principal.

También Hialeah Park es el santuario de los flamingos en Estados Unidos, incluso, esa ave es el símbolo que identifica al hipódromo. Para 1934 los propietarios de entonces adquirieron una docena de flamingos en Cuba, los que al no tener las alas recortadas se regresaron volando a su país de origen. La negociación se volvió a realizar y esta vez fueron 100 ejemplares. Ya para 1936 los flamingos se acostumbraron a su nuevo hábitat y continuaron reproduciéndose al punto de que Hialeah Park comenzó a surtir a zoológicos y parques del país. Por largas temporadas del espectáculo hípico, normalmente a la altura de la sexta carrera, los flamingos hacían un vuelo circular alrededor del óvalo de la pista, lo que  se convirtió en algo renombrado por su singularidad y belleza.

En Hialeah Park no solo se han grabado telenovelas o videos musicales, también grandes películas o series de televisión como The Godfather (segunda parte), The Champ y Miami Vice, entre muchas otras. 

Respecto a los visitantes famosos que eran asiduos al hipódromo la lista es larga e impresionante. Por ejemplo, Winston Churchill solía decir que ese era su jardín predilecto para caminar. Era normal ver en un día de carreras a los Duques de Windsor, Frank Sinatra, Harry S. Truman, Los Whitneys, Los Vanderbilts y hasta el mafioso Al Capone, quien a comienzos de los años 30 llegó a poseer el palco más importante desde donde realizaba apuestas que excedían el millón de dólares. 

Amelia Earhart, la famosa aviadora que pretendía ser la primera mujer en dar la vuelta al mundo piloteando un avión, pronunció en el hipódromo su discurso de despedida en 1937, justo antes de despegar para desaparecer para siempre.

Después que un gran huracán azotó la región en 1926, el hipódromo se reconstruyó tomando como guía las edificaciones más insignes de la época. Así fue como las escaleras se asemajaron a los hipódromos de Ascot y Deuville. El paddock descubierto es similar al de Longchamp. El túnel de acceso a la pista rememora a Epsom Downs y las terrazas y barandas fueron inspiradas en el casino de Montecarlo. Tal vez por esto los hípicos del mundo coinciden en señalar que es el hipódromo más bello del mundo

Por muchos años los fanáticos a las carreras de caballos acudieron masivamente a todos los hipódromos a escala nacional. Pero con el tiempo fueron surgiendo otros tipos de entretenimientos que también contaban con sistemas de apuestas. Además de la existencia de las competencia de galgos y los frontones de Jai Alai se popularizaron las apuestas en los eventos deportivos y casinos, sobre todo con el advenimiento de la tecnología online.

Los atrayentes premios en las loterías locales y nacionales vinieron a interferir con las apuestas de carreras de manera que el público, aunque continuaba siendo amante de los caballos, no disponía de los recursos para apostar. Fue así como la industria de carreras de caballos purasangre se ha visto afectada, aún cuando tiene sus seguidores y millones de personas ganan su sustento con la actividad hípica.

El Hipodromo de Hialeah, listado en el Registro Nacional de sitios históricos de Estados Unidos, permanecerá por siempre. Desde luego, esta protección histórica es solo para el óvalo de la pista de carreras y su edificación inmediatamente adyacente, no para toda la instalación, jardines y terrenos que comprenden la propiedad. En estos predios está contemplado un desarrollo urbanístico importante que pudiera incluir un centro comercial y una sala de cine.

Entre los copropietarios que ha tenido el hipódromo de Hialeah estuvo el “Coronel” E.R Bradley, quién vendió sus acciones a Joseph Kennedy cuando aún no estaba casado con Rose. El recordado John Brunetti Sr adquirió el hipódromo en 1977 ya que era un verdadero amante de las carreras de caballos y solía acudir desde que era un estudiante en la Universidad de Miami en los 50. Cuando el Sr Brunetti falleció el 2 de marzo de 2018, quienes gozamos de su amistad honramos su memoria asistiendo a un acto de recordación que se llevó a cabo en las instalaciones del hipódromo. En ese acto solemne se conmovió a la multitud cuando un grupo de músicos interpretó la melodía favorita del difunto: el sonido del clarinete para anunciar la salida a la pista de los ejemplares que participarían en una carrera. Ese era John Brunetti Sr, un verdadero amante de las carreras de caballos.  

Hasta el presente sus descendientes tienen el control del hipódromo conjuntamente con un majestuoso casino que han edificado en sus predios y que ha constituido la inversión más importante de la ciudad de Hialeah

Tal como nos dijera recientemente Mandy Llanes, presidente de la Cámara de Comercio de Hialeah, “Hialeah Race Track fue el empuje económico que llevó a Hialeah a ser la ciudad que progresa desde 1926, y lo seguirá siendo en el futuro”.

Déjenos sus comentarios

Otros artículos de interés

El Padrino ¿una cosa de hombres?

LEER ARTICULO

Miguel A. Cruz Peraza Relatos de Cuba desde una segunda Patria

LEER ARTICULO

Inmigración Ataque a la unidad familiar

LEER ARTICULO

Wynwood el barrio de moda en Miami

LEER ARTICULO

Subscribete a nuestro boletín informativo mensual

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Copyright © 2019 La revista digital www.revistabencomo.com  y la revista impresa BENCOMO es la representación editorial de J.M.B Multiservices- All Rights Reserved
Designed and Developed by www.carlosbauza.com

Revista BENCOMO al vender un espacio publicitario no se responsabiliza por el contenido del texto o de las imágenes publicadas en dicho espacio. El comprador o dueño del espacio publicitario asumirá la responsabilidad ante cualquier demanda o reclamación dirigida a su publicidad, incluyendo demandas de propiedad intelectual o derechos de autor..