Ignacio Villa o simplemente Bola de Nieve
Por Nestor Proveyer
August 1, 2021

Era Ignacio Jacinto Villa y Fernández, o cariñosamente Bola de Nieve. Fue un pianista, cantante y compositor cubano que se convirtió en un artista de culto para melómanos y aficionados. Su carrera puede resumirse en que fue uno de los grandes mitos latinoamericanos del siglo pasado. Una nota en do mayor del cancionero con un modo peculiar de arrullarnos con su piano y contarnos boleros como un juglar urbano llenándonos de nostalgias y fantasías en un jubileo lúdico e inmemorial.

Pero, ¿qué hay detrás de la piel de Bola de Nieve en un ritual perenne con la música? Nacido un 11 de septiembre de 1911 en Guanabacoa, la villa del legendario Pepe Antonio, aquel bravo mallorquín que defendió con amor y saña la toma de La Habana por los ingleses y también cuna de dos de sus grandes contemporáneos y compañeros Rita Montaner y Ernesto Lecuona. Antes de ser artista, su gran sueño era graduarse de doctor en Pedagogía (ya se había graduado de maestro normalista), pero los años convulsos del gobierno de Gerardo Machado y una difícil situación económica familiar lo llevaron a la música, que sería su gran pasión y también su gran triunfo. 

Así lo vemos, aún bisoño, en los tiempos del cine mudo tocar en los entretiempos en el cine Carral, trabajo que alternó con presentaciones en el Cabaré La Verbena junto a la orquesta de Gilberto Valdés. Su suerte cambió un 4 de febrero de 1933 cuando amenizaba en el glamuroso bar Biltmore del Hotel Sevilla en La Habana donde el empresario Toro Mariscal había invitado a Rita Montaner a presenciar a “aquel muchacho que tocaba el piano de una forma diferente”. Rita quedó hechizada con su arte y con su habitual actuar, se levantó y lo besó en la frente. Le dejó 100 pesos sobre el piano y le dijo: “Eres maravilloso, cómprate dos trajes que la semana próxima te vas conmigo de gira a México”. Fue una profecía hecha realidad. 

El 19 de febrero de 1933 viajó a México como pianista acompañante de Rita Montaner en una extensa y exitosa gira por todo el territorio que se extendió también a EE.UU. En el país azteca debutó como solista ya con el nombre artístico que lo haría inmortal Bola de Nieve interpretando el tema Vito Manué tú no sabe inglé con música de Emilio Frente y letra de Nicolás Guillén.

Su proverbial estrella lo siguió iluminando. Estando aún en suelo mexicano conoció a otro inmortal músico: Ernesto Lecuona, quien lo invitó a formar parte de su compañía. De la mano y la fama de Lecuona regresó a Cuba en 1935. El compositor de La Comparsa lo dio a conocer y puso en boca de todos el sobrenombre de Bola de Nieve, un músico magistral y único.

Bola de Nieve fue un compositor exquisito con una forma muy propia “de hacer sus composiciones”. Incluso, temas de otros autores los hacías suyos con una impronta original al interpretarlas. Sin embargo, su escasa discografía no se corresponde con su luminaria carrera artística. No fue hasta 1955 cuando logró grabar su primer trabajo de larga duración para el sello RCA México. Cinco años más tarde un sello independiente cubano también lo llamó. Durante esa década alcanzó un gran éxito en las noches habaneras. 

Falleció en Ciudad de México el 2 de octubre de 1971, pero su obra ha perdurado hasta nuestros días. Ignacio Jacinto Villa era más que un hombre y un piano, era un ruiseñor del pueblo, era único e inimitable, era simplemente Bola.

Déjenos sus comentarios

PORTADA: Alejandra Molina
Director Creativo: Carlos Bauza
Fotografía: Rose Photo Studio

Artículos Edición Octubre 2021

Nuestros Anunciantes

Otros artículos de interés

De belleza con extensiones de cabello

LEER ARTICULO

SOCIAL MEDIA Los Niños ausentes

LEER ARTICULO

El sello de Raúl R Hernández

LEER ARTICULO

Subscribete a nuestro boletín informativo mensual

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Copyright © 2021 La revista digital www.revistabencomo.com  y la revista impresa BENCOMO es la representación editorial de J.M.B Multiservices- All Rights Reserved
Designed and Developed by www.carlosbauza.com

Revista BENCOMO al vender un espacio publicitario no se responsabiliza por el contenido del texto o de las imágenes publicadas en dicho espacio. El comprador o dueño del espacio publicitario asumirá la responsabilidad ante cualquier demanda o reclamación dirigida a su publicidad, incluyendo demandas de propiedad intelectual o derechos de autor..