Club Big Five Un espacio en Miami donde conviven la familia, la identidad y la cultura
Por Nestor Proveyer
August 1, 2021

Antes de la fatídica noche de 1959 Cuba bailaba y reía, era la capital de Latinoamérica con un jubileo perenne y una gran bonanza en la economía. La Habana lucía rutilantes teatros, los más excéntricos y lujosos cabarés del mundo, playas hermosas y un turismo de primera calidad. También existían múltiples clubs y sociedades de recreo, entre los que se destacaban por su membresía la opulencia de sus instalaciones y su actividades recreativas, deportivas y filantrópicas, el Miramar Yacht Club, el Casino Español, el Habana Yacht Club, el Biltmore y el Vedado Tenis.

Con la llegada de la dictadura de Fidel Castro todo cambió: con las intervenciones de empresas y negocios, los fusilamientos, la cárcel y miles de vejámenes más no quedó más remedio que el exilio. Estados Unidos acogió a cientos de miles de cubanos y Miami se convirtió en la “ciudad santa”.

Llegaron sin nada. En sus maletas solo trajeron sueños de libertad, anhelos de trabajar y la nostalgia de su tierra. Con esos pilares cambiaron esta ciudad de áridos arrecifes, proclives pantanos y huracanes todos los años. En los arrecifes levantaron enormes rascacielos, los pantanos los convirtieron en ciudades y para los ciclones aplicaron la filosofía de que si se destruye algo se construye todo de nuevo más hermoso, transformando a Miami en una ciudad moderna e importante.

Uno de esos ejemplos de emprendimiento exitoso y añoranza por la Cuba amada es el Club Big Five, que se levanta imponente en Miami. Para hablarnos sobre el establecimiento nadie mejor que Fernando Martínez, quien prácticamente creció en el Club del que ha sido en varias ocasiones su presidente. Con voz firme pero tocada por la emoción del recuerdo reflexiona: 

“La idea de crear el Club comenzó a formarse por el año 1967 por iniciativa e impulso de Manuel R. Morales Gómez, quien con un grupo de colaboradores quería recrear y a su vez homenajear a los cincos grandes clubes que existían en La Habana. De ahí proviene el nombre de Big Five”. 

Martínez hace una pausa y prosigue con un brillo de satisfacción en sus ojos. “El empeño de edificar el Club y sobre todo mantenerlo ha sido titánico: desde conseguir los terrenos donde se alzaría hasta la construcción de sus hermosas instalaciones, pero se logró desde que se puso la primera piedra en 1968 hasta nuestros días, que se erige bajos los principios básicos de familia, identidad y cultura”.

El Club Big Five se distingue por sus miembros, sus inmejorables instalaciones y múltiples actividades culturales, deportivas y sociales. Tiene instalaciones deportivas en diferentes disciplinas y de sus canchas de baloncesto nació Alfonso Cueto, basquetbolista profesional de la NBA. Además, cuenta con un amplio restaurante, dos bares y un salón de fiestas con capacidad para 500 personas. Aquí han pasado todas las luminarias musicales del exilio cubano como Roberto Torres, Willy Chirino y la inigualable Celia Cruz, entre muchas más. Otro socio distinguido del Club fue el padre del actor cubanoamericano Andy Garcia, un personaje singular al que todos conocían como el alcalde de Bejucal. 

La bandera que ondea en el Big Five es la misma del antiguo Habana Yacht Club, con la única diferencia que en el centro tiene un número cinco. Su Junta Directiva Colegiada está compuesta por 12 miembros y su actual presidente es Sergio de Varona.

Aunque el Big Five es un club social, deportivo y cultural, nunca está ajeno a su labor patriótica, siendo un bastión en pro de la libertad de Cuba. En pocas palabras, el Club Big Five es la Cuba añorada, la Cuba que construiremos todos más temprano que tarde cuando  termine la noche y el alba irrumpa entre las palmas.

Déjenos sus comentarios

PORTADA: Alejandra Molina
Director Creativo: Carlos Bauza
Fotografía: Rose Photo Studio

Artículos Edición Octubre 2021

Nuestros Anunciantes

Otros artículos de interés

Los mejores Lamborghinis del mundo

LEER ARTICULO

Susan Montoya Una mujer con los pies en la tierra

LEER ARTICULO

Bajo el espectro del Autismo

LEER ARTICULO

Venezuela: el padre JOSÉ PALMAR

LEER ARTICULO

Subscribete a nuestro boletín informativo mensual

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Copyright © 2021 La revista digital www.revistabencomo.com  y la revista impresa BENCOMO es la representación editorial de J.M.B Multiservices- All Rights Reserved
Designed and Developed by www.carlosbauza.com

Revista BENCOMO al vender un espacio publicitario no se responsabiliza por el contenido del texto o de las imágenes publicadas en dicho espacio. El comprador o dueño del espacio publicitario asumirá la responsabilidad ante cualquier demanda o reclamación dirigida a su publicidad, incluyendo demandas de propiedad intelectual o derechos de autor..