Arte digital, arte infinito
Por Raúl Hernández
August 1, 2021

El hombre entró al siglo XX a caballo y salió navegando por el ciberespacio. La ciencia y la tecnología se dieron la mano para acelerar a fondo. No hay esfera de la vida que haya dejado de beneficiarse con estos avances. Pero sobre todo, con las computadoras personales, la red de redes y la telefonía celular se han producido drásticas transformaciones que nos han cambiado la vida para siempre. Cualquiera parado en una esquina puede comunicarse con el mundo entero, saber el estado del tiempo, hacer transacciones, ganar dinero, leer periódicos, ver televisión, hacer compras y hasta apagar las luces de su casa si las dejó encendidas.

Un ámbito que parecía impenetrable también ha sucumbido ante la magia de los nuevos tiempos. Nadie podría haber imaginado que desde una computadora se podía competir con las creaciones de Da Vinci y Picasso. Pero se pudo. Hoy los ‘Non-fungible token’ (NFT, por sus siglas en inglés/tokens no fungibles) se compran y se venden por millones de dólares.

Todo estalló en marzo, cuando una obra de arte digital firmada por Beeplee, se vendió por $69 millones. La pieza se titula Everydays: los primeros 5.000 días, y se trata de un collage digital que subastó la famosa casa Christie’s. Su autor, cuyo verdadero nombre es Mike Winklemann, es un diseñador gráfico de 39 años que vive en Carolina del Norte, y que antes de esta superventa, lo que más había ganado por una obra eran 100 dólares.

La gracia de su obra radica en que llevaba 13 años publicando una pieza digital al día, con ellas en miniatura armó un collage, que al venderse por tan escandalosa cifra lo convirtió en el tercer artista vivo que más ha ganado por una venta.

Para comprender esta revolución en el mercado del arte hay que hacer referencia a los NFT, o sea algo que no se agota, que no se consume con su uso. Porque esta obra por la que tanto alguien pagó no es más que un NFT, un archivo único en formato digital que usted puede ver en internet y hasta imprimir.

A diferencia de la venta de obras de arte reales o tradicionales, los NFT se venden siempre a través de plataformas digitales de blockchain y la transacción se hace en criptomonedas. En este caso en Ethereum, con la moneda ether que fue creada en 2015 y que en 2016 cotizaba a un dólar, y ahora está a más de $2,000.

Para los coleccionistas de NFT poseer los primeros cripto-tokens equivale a tener los primeros libros de la historia o las creaciones originales de los grandes pintores del mundo. Por eso alguien ha pagado por una columna de opinión del New York Times una suma de dinero con la que se hubiera podido comprar un Lamborghini de lujo, o 3 millones de dólares por el primer tweet de la historia escrito por Jack Dorsey.

Como casi siempre sucede con todo lo que comienza, algunos dicen que esto no es arte y aseguran que este mercado emergente de NFT y creaciones digitales explotará como una burbuja, pero lo cierto es que en estos momentos está moviendo millones de dólares.

Déjenos sus comentarios

PORTADA: Alejandra Molina
Director Creativo: Carlos Bauza
Fotografía: Rose Photo Studio

Artículos Edición Octubre 2021

Nuestros Anunciantes

Otros artículos de interés

Pintores españoles del siglo xx

LEER ARTICULO

Benjamín De Yurre Una voz contra los regímenes de Venezuela y Cuba

LEER ARTICULO

El retiro de CAROLINA HERRERA

LEER ARTICULO

Ovnis y quesos: dos festivales curiosos del mundo

LEER ARTICULO

Subscribete a nuestro boletín informativo mensual

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Copyright © 2021 La revista digital www.revistabencomo.com  y la revista impresa BENCOMO es la representación editorial de J.M.B Multiservices- All Rights Reserved
Designed and Developed by www.carlosbauza.com

Revista BENCOMO al vender un espacio publicitario no se responsabiliza por el contenido del texto o de las imágenes publicadas en dicho espacio. El comprador o dueño del espacio publicitario asumirá la responsabilidad ante cualquier demanda o reclamación dirigida a su publicidad, incluyendo demandas de propiedad intelectual o derechos de autor..